La misofonía y yo

Hola!

Y bueh… por acá reportándome de nuevo por estos lares 🙂 Hace poco estuve leyendo un post de Reddit y me identifiqué con alguien que hablaba sobre el ruido molesto de la gente cuando mastica con la boca abierta. Para el que no lo sepa, si les molestan más de lo normal sonidos cotidianos como sorber, hablar con la boca llena, eructar, etc., están sufriendo de un comportamiento llamado “misofonía“.

Durante mucho tiempo pensé que ese comportamiento mío eran solo “ganas de joder mías” (aunque lo reconozco, yo soy “lleno de pendejadas”, eso es tema de otro post), pero recientemente descubrí que era algo que es un “mal” que aqueja a muchas personas… y es algo que no es fácil de controlar. Para mí, estar en una mesa junto con alguien que está sorbiendo o que habla con la boca llena (que más allá de ser ruidos molestos de por sí, son acciones que son de mala educación/etiqueta -excepto en Japón, ya lo sé, pero no estamos allá-) me genera mucha molestia, y uno no entiende porqué la gente se ofende cuando uno intenta hacer la corrección (de manera muy diplomática por supuesto, para evitar herir susceptibilidades). Los argumentos que suelen relucir son “pero es algo normal”, “está caliente”, “sólo te molesta a vos”, “vos siempre con ganas de molestar” (jaja aunque reconozco que esta me la he ganado a pulso 😛 ). En fin, al final toca morderse la lengua y disimular la molestia tapándose el oído o intentando poner atención a otros ruidos menos molestos.

El problema con la misofonía en mi caso es que va un poco más allá de los ruidos que pueden considerarse como “falta de educación”, como por ejemplo el latido (ladridos) de los perros, los intentos de tarareo de las personas, un televisor o un radio a todo volumen, entre otros… y es que cuando eso se mezcla con que a veces uno oye más de lo normal, se vuelve más complicado 🙁

Así que, querido lector, si conoces a una persona que sufre de misofonía, no lo mires como una persona que sólo quiere molestar e intenta ponerte en sus zapatos. Obviamente hay ruidos normales que no se pueden evitar, pero hay otros que por pereza o falta de educación sí, y se pueden corregir sin mayores inconvenientes.

En fin… vuelvo a pasar por acá con el machete a cortar el pasto. Gracias por visitar! 🙂

– Andrés M.

2 comentarios en “La misofonía y yo”

  1. qué bueno que vuelvas a escribir… como dije en un comentario anterior.. leerte es mi tarea de esta semana, así que no me abandones!!
    Comparto este sentimiento contigo, Je! para mi es muy molesto esa clase de ruidos… a veces no tengo el “tacto” suficiente para decir “con cariño” que esos ruidos mientras se come son fastidiosos.
    Y si! algunos tenemos el oído un poco más desarrollado.. por ejemplo yo escucho hasta una cucaracha caminar (no me preguntes como!, asco!!) a veces me doy cuenta hasta cuando las personas eructan aún teniendo la boca cerrada :S (fooooo). Me provoca darles una palmadita!!
    creo que estoy en tu club!
    buen post! jajaa espero leerte pronto!

    1. Jajaja creo que poseemos los mismos “súperpoderes”, pues yo también escucho las cucarachas caminar y los eructos con la boca cerrada :\ El problema es que yo puedo pasar rápidamente de decir las cosas “diplomáticamente” a decirlo más… crudamente, y ahí es donde empiezan los problemas jeje. Pero bueno, es algo que toca lidiar 🙁

      Gracias por el rayón jeje, un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *