Y llegó el 2012

 

Hola!

Volví a cortar el pasto que estaba ya bastante crecidito por estos lares 😛

Bueno… se acabó otro año más y llegó el 2012, ese año al que muchos le tienen miedo por aquello de los mayas (lo que me recuerda esta imagen). Yo no creo mucho en ese cuento,
pero pues amanecerá y veremos…

Como ya lo comenté en un post pasado, el 2011 trajo consigo un nuevo miembro de la familia (¿a que no está bella?):

El haber sido elegido por mi hermana como padrino de mi sobrina me sirvió de excusa para viajar de nuevo a España para el bautizo en octubre y de paso echarme un borondo por Roma con mi mamá 🙂

De resto, mmm… la verdad no hay mucho para comentar. Sigo trabajando en la misma parte (gracias a Dios es un buen trabajo y lo disfruto), sigo en la búsqueda de la media naranja (se siguen recibiendo hojas de vida) y el proyecto de grado sigue en remojo (juemadre procrastinación). Ah, también cambié el diseño del blog (puesto que el anterior era un tema personalizado por mí y que en un hackeo del sitio se perdió). De resto… nada así como interesante para contar.

¿Y qué depara este 2012? Creo que un copy paste de lo que esperaba para el 2011 (¡al menos se cumplió la meta de viajar!):

– Terminar el proyecto de grado y la maestría, sí o sí (ya nos dieron ultimátum y pues… o sale este año o toca pagar la materia de nuevo).
– Capacitarme y si es posible certificarme en Oracle (el año pasado se acabó el presupuesto y no alcanzamos a tomar los cursos).
– De ñapa, esto: 😛

Lo del idioma sigue en remojo, aunque creo que me va a quedar complicado con lo del proyecto de grado. Pero pues si se da, mejor 🙂

Pues nada… no siendo más me despido, agradeciéndole de nuevo al que pase por estos lares… y aunque ya estamos a 12 de enero, nunca es tarde para desearles un próspero 2012 que les traiga muchas cosas buenas 😉 Saludos!

– Andrés M.

7 comentarios en “Y llegó el 2012”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.