De la gripa y otros menesteres…

… y todo empezó con una rinitis, nada especial (aunque hace rato no me daba). Era el lunes festivo en la tarde, después de un día entero de locha y bastante calor. No le di importancia y me fui a dormir. Al otro día (en el que amaneció lloviendo, por cierto) me desperté indispuesto, pero igual fui a trabajar… fue ese día que me di cuenta que efectivamente era de esas gripas que daban con todos los juguetes: fiebre, dolor de cabeza y cuerpo, congestión nasal y tos.

Y sí, como buen hombre, una gripa se siente como si fuese una enfermedad terminal 😀 (aunque en mi caso he ido a trabajar normal, eso sí fuera del aire acondicionado)… pero ese no es el tema principal del post. Son momentos como estos en los que esperas que las personas que consideras especiales/cercanas estén pendientes de ti, y bueh… más allá de la familia (que nunca falla, por supuesto), la semana ha pasado con poco más que un par de saludos y frases de cajón. Sin embargo, una amiga me vio tan indispuesto que el jueves en la noche me preguntó por WhatsApp cómo seguía (en ese momento tenía fiebre y malestar), me ofreció un remedio casero familiar, me compró los ingredientes, me los llevó al otro día a la universidad y ha estado pendiente de que lo haga (son tres días) y de cómo he seguido (incluso incluyó un acetaminofén y un antihistamínico). Más allá de la efectividad del remedio (al cual le he tenido mucha fe y me ha sentado muy bien hasta ahora), es la intención y preocupación por uno.

Nadie se había preocupado tanto por mí

Son de esos bonitos gestos que te animan y alegran la semana. Supongo que eso necesitaba para que empezara a mejorarme 🙂 ¡Gracias, gracias!

– Andrés M.

PD: Ese medicamento Renikan también ha sido muy bueno, ¡gracias J por la recomendación!

Sin título

Gracias…

  • Por lo que me enseñaste
  • Por lo que vivimos juntos
  • Por impulsarme y hacerme cambiar para mejorar
  • Porque me permitiste ver muchas cosas de manera diferente

Lo siento…

  • Por lo que sucedió

Y recuerda…

  • Que a pesar de todo, podrás contar conmigo siempre
  • Que te deseo lo mejor

Agradécelo todo…

A veces es tan difícil agradecer, cuando las cosas no salen como uno quiere o piensa. Quizá el día no haya sido lo que pensabas, algo que estuvieses haciendo no haya salido bien o tus sentimientos por esa persona no son correspondidos. Muchas razones para quizá quejarse o renegar de lo que nos falta… cuando realmente hay que agradecer por lo que se tiene. Hay que agradecer siempre: mañana será otro día, habrá una oportunidad de hacer las cosas de nuevo y algún día aparecerá esa persona que te quiera. De todo se puede sacar una experiencia que seguro te aportará algo en la vida.

– Andrés M.

Del «tiempo perdido» y otros menesteres

Ah, el tiempo… ese transcurrir de minutos, horas, días, meses y años, momentos que pasan inexorablemente. Ya son casi 35 años de vida, y a pesar que he cumplido las metas profesionales que me había fijado desde un principio (gracias a Dios y a mi familia por todo su apoyo), siento que a nivel personal no es mucho lo que puedo contar:

  • En una reunión con amigos del colegio o de la universidad: «¿te acordás de cuando fuimos a X o Y sitio? ¿y a tal parte? Ah eso lo pasábamos muy bueno… definitivamente el colegio/la universidad fueron las mejores épocas de nuestras vidas». Y yo pienso «me acuerdo de estudiar, de esforzarme mucho, de los viajes de la casa al lugar de estudio y de regreso, de compartir con algunos amigos, y pare de contar.»
  • En una reunión con otros amigos contemporáneos, recorrí el grupo mentalmente: «X ya tiene dos hijos, Y ya se casó hace unos años, Z ya cumplió dos años de novia con A». Y yo pienso: «mi relación más larga fue de cuatro meses, hace diez años. Más allá de eso, nada.
  • En una conversación con LF: «Pero como eres un hombre sin experiencia…» (de convivir con una pareja bajo un mismo techo). Y yo pienso «eso es como el ciclo vicioso del recién egresado que busca trabajo, pero no se lo dan porque no tiene experiencia».
  • En una conversación con una doctora: «Por su miedo al rechazo dejaste pasar diez años de tu vida». Y yo pienso: «bale berga la bida, tiene toda la razón»

Y así, puedo contar varios momentos en que he llegado a la misma conclusión… que por perseguir las metas profesionales (y el miedo al fracaso, a lo cual tiene razón la doctora), descuidé mi parte social. Y no se trata de haber tenido una «vida loca», pero sí haberme arriesgado más, haber disfrutado más, haber aprendido de la vida, haber «quemado las etapas». Para más «inri», todos los que conozco están de acuerdo en que antes de conocerme aparentaba ser muy reservado, antipático, muy serio o como dirían en inglés, un «unapproachable look» (y no es intencional: soy serio pero no antipático… o al menos no creo jaja), y obviamente eso no ayudó a que me relacionara más 🙁

Y todo eso está pasando factura ahora… y ni modo de devolver el tiempo. ¿Será muy tarde?

</rant>

– Andrés M.

What if… (2)

  • No se hubiese creado aquel grupo en WhatsApp (que permitió tener tu número)
  • No hubiese pasado aquel temblor (la excusa perfecta para hablarte)
  • No tuviésemos en común el gusto por la cocina (la excusa perfecta para seguirte escribiendo)
  • No hubieses podido viajar o asistir ese día (cuando empezó lo mejor de diciembre)
  • No me hubieses dicho esas palabras por el chat (ese «leap of faith» que encontró eco)

But everything happens for a reason, and always at the right time. E ora ringrazio Dio per tutto ciò che ho vissuto con te.

Y sí, eres la respuesta 🙂 «Mucho, muy, bastante».

– Andrés M.

Y sí…

… de esas imágenes que te identifican y te hacen pensar. No sé si es que uno espera mucho de las personas que uno quiere, o es que las personas son así, «es lo que hay» y toca acomodarse a (o conformarse con) eso. ¿Será que esa fue la «okay relationship» de este post? En fin, toca seguir en la lucha y que ojalá no me pase la de Moe 🙁

PD. A la persona que publicó las imágenes que adornan este post (espero que pase por acá algún día): ¡gracias por la charla por WhatsApp del otro día! (y que ojalá se vuelvan a dar). De vos sólo guardo mucha gratitud por todos los buenos momentos que pasaron, además de una admiración infinita por todo lo que has logrado… así que no me debes ninguna disculpa 🙂

PD2. Hace falta uno de estos:

PD3. (Spoiler: nota ñoña) Está muy chévere este editor de posts de WP5.0. Hasta lo anima a uno a pasar por acá jeje.

– Andrés M.

Alegrarse por el gozo de otros…

Hola a tod@s… jajaja si es que aun alguien pasa por estos lares 🙂

En la oficina, tres personas del equipo empezaron un diplomado en la Universidad (gratuito, ofrecido por un convenio con PacifiTIC) y están muy contentas de tener esa oportunidad. Eso me alegró mucho, y recordé la imagen que está en ese post… es rico saber que tus amigos y conocidos cumplan sus metas, crezcan tanto personal como profesionalmente o simplemente les pasa cosas buenas 🙂

En fin, un post corto para desempolvar esto, cortar un poco el pasto y de paso cambiar un poco el ambiente sad del blog jeje (aunque nada ha cambiado).

Saludos!

– Andrés M.